50 AÑOS DE EDITH PIAF

Hoy hace cincuenta años de la muerte de una de las grandes manifestaciones artísticas de la historia: les presento la vida de Edith Piaf:

Edith Piaf, una pequeña figura con una dramática expresión que quedaba grabada en la memoria. Vestida siempre de negro, ojos tristes, daba la impresión de lanzar con su canto desgarradoras denuncias. Sus canciones eran tan tristes como su vida misma. Su nombre verdadero fue Édith Giovanna Gassion…

Su padre fue, Louis Gassion, artista de la calle, acróbata, nacido en Normandía, con quien Edith trabajaría desde muy niña: en estaciones de trenes o lugares de concurrencia pública en todo Paris. Gassion “no era un mal tipo, era solo un mujeriego que nunca rechazó una invitación para que probará su hombría”. En realidad Louis Gassion no podía identificar a todos sus hijos porque muchas de sus amantes no estaban seguras si Gassion habría sido el padre de sus vástagos.

La madre de Edith Piaf fue Annetta Giovanna Maillard, de descendencia francesa e italiana. Nació en la ciudad porteña de Livorno y trabajaba, como cantante, en un café de París. Cuando Louis Gassion y Line Marsa trajeron al mundo a Edith, Francia atravesaba un periodo de guerra. Era difícil combatir el frío, sin café, sin vino y gran escasez de pan. En esas circunstancias Line Marsa le dijo a Gassion: ” el dolor es insoportable, el bebé llega, Louis”. Así la pareja se apuró como pudo en busca de auxilio pero solo pudieron llegar a las inmediaciones de un poste de alumbrado de gas. “Déjame aquí”, imploró Line Marsa, ordenando a Gassion que pidiera ayuda a los policías, que se encontraban en un puesto cercano, para que pidieran la asistencia de una ambulancia pública.

“Mi mujer está dando a luz en la calle” gritó Gassion a los policías y el jefe de bigote cano respondió por sola palabra: “¡Dios!” Inmediatamente ordenó a sus subalternos sacarse las capas y convertirse en calificadas matronas. Así nació Edith Piaf, bajo la luz de una lámpara de gas, frente al número 72 de rue de Bellevile sobre las capas de la policía parisién. El calendario marcaba el 15 de diciembre de 1915. Pronto Gassion se enrolaría en el ejército francés para combatir en la Primera Guerra Mundial. Antes encargó a su madre, la abuela de Edith, que administraba un burdel en Normandía, para que cuidase de su pequeña hija. En el burdel la niña Piaf tuvo los mimos y los juegos de las prostitutas normandas.

A la edad de nueve años Edith empieza su carrera de artista de la calle. Gassion quiso que la pequeña fuera acróbata pero la condición física de la niña hizo que Gassion abandonase ese propósito y, más bien, le encomendase la tarea del canto, como entremés, para sus funciones de circo: “esta chica tiene todo el talento en la garganta y nada en las extremidades” se decía Gassion al tiempo que le hacía pasar el sombrero a la exigente audiencia parisién.

Edith Piaf poseía una voz tan potente que estremecía las calles y era más fuerte que el tráfico que atravesaba la ciudad. Antes de cantar le decía a su audiencia que iría a cantar tan fuerte que su voz se oiría: “en todo París, en la Torre de Eiffel” y que todas las ventanas de la ciudad se abrirían para escucharla cantar. En efecto la audiencia comprobaría la fuerza de su voz y empezaría a arrojar monedas para la artista de la calle.

A mediados de los años treinta el talento artístico de Piaf fue descubierto en el área de Pigalle, en París. Su “descubridor” fue Louis Lepplée, el dueño de un club nocturno frecuentado por público de todas las clases sociales. Leplée fue quien le dio el nombre artístico de La Mome Piaf, “El Pequeño Gorrión”, seguramente inspirado por la voz y la estatura de Piaf que solo medía un metro con cuarenta y dos centímetros.

Su potente voz y su expresivo estilo al interpretar canciones como “Je ne regrette rien” y “La vie en rose” le dieron fama. Asimismo, actuó en películas, comedias y operetas, realizando giras por Europa, Sudamérica y Estados Unidos.

Su vida sentimental está plagada de relaciones amorosas con grandes celebridades como Charles Aznavour o Yves Montand, de quien la Paif fue mentora. Al año de esta relación Montand fue uno de los más famosos cantantes de Francia. Cuando Montand alcanzó tanta fama como su mentora la relación llegó a su fin.

Contrajo nupcias con el cantante, Jacques Pills, su dama de honor fue Marlene Dietrich. A Edith Piaf la acusaron de traidora por haber actuado en algunos shows organizados por las fuerzas de Hitler. Sin embargo ella confesó haber estado trabajando para la Resistencia Francesa.

Una vida plagada de amores y desamores que llegó a su fin a los cuarenta y siete años. Edith Piaf, enganchada a la morfina, murió de cáncer el 11 de octubre de 1963. El Arzobispo de París le prohibió un funeral masivo. Sin embargo el pueblo Francés respondió saliendo a las calles de París en procesiones que sobrepasaron las cien mil personas. Sin duda, Edith Piaf, es una de las grandes manifestaciones artísticas de la historia.

Fuente: Relato apoyado en la información de http://www.pcperuano.com

Anuncios

Acerca de Blog de laguiatravel.com

Blog de Laguiatravel.com
Vídeo | Esta entrada fue publicada en Minirelatos variados. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 50 AÑOS DE EDITH PIAF

  1. mertxe dijo:

    Que vida tan desgraciada para una de las mejores cantantes del siglo XX no me extraña que se enganchara a la morfina para conseguir la tranquilidad que no le dabma la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s