MITOLOGIA JUDIA: EL GOLEM

golem

Un golem es, en el folclore medieval y la mitología judía, un ser animado fabricado a partir de materia inanimada.

Como Adán, el golem es creado a partir del barro, insuflándole después una chispa divina que le da la vida, de manera que la creación de Adán es descrita en un principio como la creación de un golem. Desde este punto de vista, algunas personas con un cierto grado de santidad y acercamiento a Dios podrían adquirir algo de su sabiduría y poder. Uno de esos poderes sería el de la creación de vida, sin embargo, Adán era un ser humano perfecto, mientras que el golem carece de alma y es incapaz de hablar.

De hecho, en hebreo moderno, la palabra golem significa tonto o incluso estúpido. De forma parecida, es un insulto coloquial en yidis (judeoalemán), sinónimo de patoso o retrasado. Los golems se usan primordialmente en la actualidad en metáforas, bien como seres descerebrados o como entidades al servicio del hombre bajo condiciones controladas pero enemigos de éste en otras.

Hay muchos relatos de golems conectados con rabinos ilustres durante toda la Edad Media. El más famoso relativo a un golem cuenta la historia de Rabbi Judah Loew, un rabino del siglo XVI que vivía en Praga. Loew era el hombre más sabio de todo el barrio judío de la ciudad y como tal, tenía grandes conocimientos. Además, tenía conocimientos mágicos, gracias a los cuales el emperador Rodolfo II le tenía mucho aprecio. Un día, para probar su poder, Loew creó un golem, modelándolo en arcilla e introduciendo en su boca un trozo de pergamino con la palabra “emet” (que en hebreo antiguo significa verdad), de manera que cuando el sabio deseara destruir a su creación sólo debía borrar la primera letra, quedando la palabra “met” (que en  hebreo significa muerte). Así nació su golem. Éste poseía una fuerza inigualable pero no era capaz de hablar y se comportaba como un autómata. No le hacía falta comer, beber o dormir, sin embargo, obedecía todas las órdenes de su creador. Antes de cada Sabbat (sábado, el día santo en el judaísmo), el rabino le quitaba al golem su pergamino de la boca, devolviéndole la inmovilidad original, pero un día Loew lo olvidó y se dirigió sin percatarse de ello a la sinagoga para oficiar el Sabbat. Cuando comenzó la ceremonia, algunos vecinos llegaron atemorizados por el golem, que había enfurecido y destrozaba todo a su paso. Entonces Loew corrió a su casa y encontró todas sus pertenencias destrozadas, volcadas y desordenadas. Cuando llegó al patio encontró a todos sus animales asesinados por el golem. Entonces, Loew se acercó y miró fijamente a los ojos del golem quien, como hipnotizado, se dejó extraer el pergamino de la boca. La leyenda cuenta que el Golem cayó y el rabino no volvió a animar jamás la figura de arcilla. Cuentan que este ser sigue guardado en el desván de la sinagoga de Praga.

Existen cientos de novelas que recogen la tradición del golem, desde el Frankenstein de Mary Shelley al Pinocho de Collodi.

Si quieres leer más, visita http://www.laguiatravel.com/tierra_santa.html

Anuncios

Acerca de Blog de laguiatravel.com

Blog de Laguiatravel.com
Esta entrada fue publicada en Israel. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s