DESLIZARSE POR LAS DUNAS EN 4X4

4x4 dunas

Llegamos a los pies del desierto de Shajah, en los Emiratos Árabes. Nuestro guía, Ahmed (y el resto de 4×4 que nos acompañan) desinflarán las ruedas de sus todoterrenos para poder surcar las dunas. Allí, bebemos el zumo que hay en el interior de los cocos. Es un sabor extraño, como salado, pero es agradable por lo fresco que está.

La temperatura es de unos 47 grados en estos momentos, son las seis de la tarde y empezamos nuestro rally en todoterreno por las dunas.

Ahmed nos pide que nos abrochemos los cinturones. Sin duda es necesario ya que enseguida nos damos cuenta de que no se trata de un paseo tranquilo, sino que los coches se alzan prácticamente verticales cuando ascienden por las dunas y después se dejan caer por la ladera contraria. Ahmed y sus compañeros son expertos conocedores del terreno y de la conducción en 4×4. Los coches derrapan, resbalan por las dunas, saltan en ocasiones…. Haremos una primera parada en medio del desierto tras 15 o 20 minutos de vaivenes. La vista es espectacular: la inmensidad del desierto a nuestros pies.

Esperamos sobre una duna a que Ahmed y sus compañeros desencallen un todoterreno que ha quedado atascado en una duna. Una vez solventado el incidente, continuamos con la excursión. Pararemos en la granja beduina que previamente nuestro guía nos había comentado. Allí nos fotografiaremos junto a camellos y un halcón adiestrado.

Ahmed sigue demostrándonos su dominio al volante hasta que se le ocurre preguntar si alguien está mareado. Mal movimiento amigo, ya que todos lo estamos, y Ahmed tiene que parar a que nos recuperemos. Ahmed nos recomienda que caminemos por el desierto y posteriormente nos da lo que él llama “la medicina”. Abre un vaso con agua helada con al que nos mojamos la cara y luego nos la tira por la nuca. El efecto de “la medicina” es infalible.

Ya queda poco trayecto. Nuestra próxima parada es en una duna para hacer SAND-BOARD. Allí probaré de bajar con la tabla un par de veces deslizándome por la ladera.

Tras esta parada nos acercamos al campamento beduino donde cenaremos. Antes de entrar al campamento, un beduino de Egipto nos permite subir en camello. Ya está anocheciendo por lo que la quietud del desierto y el camino sosegado del animal por el desierto, hace que sea una experiencia absolutamente relajante, comparable a navegar mar adentro.

Si quieres leer más, visita http://www.laguiatravel.com/dubai.html

Anuncios

Acerca de Blog de laguiatravel.com

Blog de Laguiatravel.com
Esta entrada fue publicada en Dubai. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s