LOS POBLADOS INDIGENAS DE SENEGAL – PARTE II

senegal tribu

Llegamos al poblado Bedick animista de Iwol. La gente está en sus cabañas dada la incesante lluvia, pero no tardan en salir.

Algunas mujeres Bedick llevan un palito que les atraviesa la nariz. Hace años, los Bedick iban semidesnudos, pero la presencia de misioneros católicos franceses y de turistas les hizo desistir de su forma de vestir y empezaron a taparse.

Lo primero que haremos es dirigirnos a ver al jefe de esta aldea, Jean Baptiste, quien también es el profesor. Cuando vamos hacia él, me dan a probar el fruto triturado del baobab (pan de mono), que mezclado con el agua parecen “gachas”. Lo como con la mano derecha. Allí están las mujeres jóvenes del pueblo preparando un par de calderos con comida.

Llegamos al pequeño patio de Jean Baptiste, con cuatro bancos y techo, lo que nos resguarda de la lluvia que todavía no ha parado. Nos enseña un álbum con fotos de cooperantes que han estado en el poblado (entre otros unos cooperantes de Barcelona que les llevaban productos farmacéuticos) y un texto donde explica la historia de este poblado Bedick de origen mandinga.

Después iremos a otra zona rodeada de cabañas donde los niños del pueblo y las mujeres nos exponen sus pulseras, cerámicas… a cada persona le damos cola o un caramelo. Posteriormente, nos vamos hacia el Gran Baobab del pueblo. Nos siguen los niños a los que les he ido regalando globos. El Gran Baobab es enorme y está sobre una de las personas importantes del pueblo, que está enterrada allí.

Nos encontramos con una señora del pueblo que sí lleva los pechos descubiertos a la antigua usanza.

Después vemos la iglesia católica del pueblo. Los misioneros franceses han intentado durante años implantar la religión católica, pero con escaso éxito. De un pueblo de 396 personas, nos dice nuestro guía que quizá van a misa unas 10 ó 15 personas con el misionero francés, el resto sigue sus ritos animistas con sus fiestas de iniciación, sus amuletos, sus baobabs sagrados, etc.

Posteriormente, nos dirigimos a la parte alta del pueblo para tener una bonita panorámica de la aldea y cuando bajamos un grupo de niños está cantando sus canciones típicas. Tenemos un poco la sensación de que a esta gente les han enseñado a mostrar la cara tradicional de su pueblo para contentar a los turistas y que éstos les dejen sus contraprestaciones. Evidentemente es legítimo por su parte, pero deja un resquemor de que África ya no es tan inocente como cabía creer.

Si quieres leer más, visita http://www.laguiatravel.com/senegal.html

Anuncios

Acerca de Blog de laguiatravel.com

Blog de Laguiatravel.com
Esta entrada fue publicada en Senegal. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s