SALIR DE MARCHA EN EL DOWNTOWN DE ATLANTA

atlanta-skyline-at-sunset-georgia

El sábado de esa segunda semana, nos pasa una cosa que creo recordaré siempre: después de estar tomando una copa en nuestro apartamento, decidimos bajar al centro de la ciudad a una zona de pubs y discotecas.

Primero sale un primer taxi con cuatro compañeros alemanes y después salimos otros cuatro, en el siguiente taxi. Yo me sentaré delante. Al girar mi cabeza hacia el conductor, descubro estupefacto en el cambio de marchas una serpiente enrollada en una percha de unos 60-70 centímetros… “Tranquilo…es una pitón…”. A decir verdad, he tenido momentos más tranquilos en los exámenes de acceso en la universidad… “no es venenosa, se enrolla en su víctima para ahogarla…”…me dice el taxista. Nos cuenta que se la han dejado olvidada unos clientes en el asiento de atrás y que al subir al taxi tres chicas, han huido despavoridas…

La puerta y yo nos fusionamos, ante las risas de mis tres compañeros de intercambio… A continuación, miro en el salpicadero del coche y veo que su libro de cabecera se titula: “Implantes alienígenas”…es decir, mi conclusión es que la persona más equilibrada del mundo no está conduciendo el coche…

Cuando llegamos al final del trayecto, vamos a ver a nuestros amigos alemanes deseando explicar nuestra aventura en el taxi… sin embargo, se adelantan y nos dicen que cerca del destino, su taxista ha cortado el tráfico a un coche y que tras encararse, la parte contratante ha solucionado el tema desenfundando una pistola…. Madre mía, donde estoy! A medida que avanzaba el intercambio, nos íbamos enterando de que en aquella zona habían asesinado a más de uno por la noche… y no hablamos de las afueras de Atlanta, sino del mismísimo centro de una de las mayores ciudades de los Estados Unidos.

En aquel primer contacto con la noche de Atlanta, me sorprende que en varias discotecas no nos dejen entrar porque no somos afro-americanos. Pienso que aquella ciudad tan gravemente golpeada por el racismo y la xenofobia durante los siglos precedentes, por su población “blanca” y por organizaciones terroristas como el KU KLUX KLAN (como en muchas otras localidades sureñas), no ha enterrado el hacha de guerra, y voy comprobando que, por lo menos allí, el racismo sigue existiendo, pero esta vez, a la inversa que en el pasado. No quiero pensar que podría suceder si en una discoteca en la que los jóvenes van a divertirse, no dejaran entrar “afroamericanos” en pleno siglo XXI.

Si quieres leer más, visita http://www.laguiatravel.com/eeuu2.html

Anuncios

Acerca de Blog de laguiatravel.com

Blog de Laguiatravel.com
Esta entrada fue publicada en EEUU y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s